Páginas

Educación Secundaria como debería ser hoy en día

07-11-2008
David Wiley es uno de los pioneros en la enseñana abierta que, además de poner sus materiales online y disponibles para todo el que quisiera usarlos, decidió en otoño del año pasado dar uno de sus cursos de la Universidad de Utah (que comentamos aquí) de forma abierta, corregir y evaluar al que quisiera e incluso emitió certificados a los que participaron sin haberse inscrito oficialmente en la el curso a través de los cauces tradicionales, dando un nuevo paso en la idea que teníamos hasta entonces de la enseñanza abierta.

El ahora profesor de la Universidad Brigham Young anunciaba hace unos días la apertura del primer centro de Educación Secundaria totalmente online y con todos sus materiales abiertos a lo largo de todo el currículum (de cuya Junta Directiva forma parte, lo cual es garantía de que las cosas se harán con conocimiento de causa y no aprovechando la "fiebre de lo digital" como negocio). El centro, en el Estado de Utah, se llama Open High School of Utah. Las implicaciones de sus características son interesante y vale la pena reflexionar un momento sobre ellas.

El hecho de que el instituto ("high school") sea online, implica que los estudiantes no tendrán que estar sentados 6 horas al día entre cuatro paredes ni tendrán un rígido horario que seguir. Una educación online da la flexibilidad espacial y temporal para que el estudiante aprenda a su propio ritmo y compatibilizando su educación con su vida, no al revés. Por otro lado, obliga a los estudiantes a adquirir una alfabetización digital que les será imprescindible en su futuro profesional. Este no es el único centro que ofrece esta formación completamente online. En Estados Unidos y Canadá hay una larga tradición de enseñanza reglada online, con muchos centros debidamente acreditados por los distintos Estados.

El hecho pionero aquí es que, además de ser online (también te prestan un portátil durante el tiempo de tus estudios), todos sus materiales son recursos educativos abiertos, tomados de una gran variedad de repositorios, como el del MIT, la Universidad de Yale o la de Stanford. Esto supone un enorme avance en la apertura del conocimiento, además de una mejora en la calidad de los materiales frente al uso tradicional de los libros de texto. Un libro de texto no puede ser editado, ampliado o corregido (de eso se ocupa el editor cuando lo considera oportuno y el que quiera ver las revisiones tendrá que pagar de nuevo el precio), mientras que un material online puede modificarse y mejorarse continuamente, ajustarse a los alumnos, personalizarse y crear una experiencia educativa mucho más personal y adaptarse al estilo de aprendizaje o características concretas de los estudiantes. Por otro lado, todas estas mejoras y ampliaciones están contribuyendo a la mejora de los materiales de aprendizaje disponibles no solo para los estudiantes de este centro en concreto, sino de todo aquel que los utilice, pues son de acceso y uso libre y gratuito.

Educación gratuita, con contenidos de calidad, flexible, educando en el uso de las Nuevas Tecnologías y para todos, un modelo a seguir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario